fbpx
Víctor Monjo: la música les distrae, les evade y evita su tedio

«La música les evade, les distrae y evita su tedio»

La Orquesta de Extremadura se desplazó por primera vez hasta el auditorio del Centro Penitenciario de Badajoz, el pasado jueves 14 de abril, para hacer sonar allí la música de Falla y Carlos Suriñach. Aprovechando la ocasión entrevistamos a Víctor Monjo, subdirector de Tratamiento del Centro Penitenciario de Badajoz.

¿Esta es la primera ocasión en la que se realiza un concierto de música en directo en el auditorio del Centro Penitenciario?
Desde su apertura en 1984, el Centro Penitenciario de Badajoz ha albergado numerosos eventos musicales incluidos dentro de su propia programación cultural. Aunque es cierto que un centro penitenciario no está en la agenda o los circuitos habituales de los artistas más conocidos, nuestra experiencia es que cuando éstos tienen oportunidad se muestran encantados de colaborar y hacer pasar un rato inolvidable a las personas privadas de libertad. Entre otros artistas, de géneros musicales diversos, han pasado por nuestras instalaciones Antonio Vega, Miguel de Tena, Acetre, La Caita, Juanito Valderrama, Dolores Abril y muchos otros.

¿Y un concierto de música clásica?
Eso sí, esta es la primera ocasión en que una orquesta sinfónica actuará en nuestro centro, y debía ser nuestra Orquesta de Extremadura. Ha habido otro tipo de formaciones que han interpretado música clásica pero con un formato mucho más modesto (dúo y orquesta de guitarras o pequeñas agrupaciones de cuerda y viento).

¿Cómo se ha preparado previamente a los internos para este concierto?
Se ha trabajado sobre todo con los alumnos de las diferentes enseñanzas regladas que se imparten en el Centro Penitenciario. Unas semanas antes la OEX nos proporcionó el programa que se interpretaría. A su vez se trasladó al Jefe de Estudios del Centro Penitenciario para que los profesores pudieran poner en antecedentes a sus alumnos y aprovechar mejor la experiencia del concierto. Se les habló de la Orquesta de Extremadura, en qué consiste, su historia, así como del repertorio que nos traería, sus autores e influencias.

Concierto en el Centro Penitenciario

¿Cuántos asistentes ha habido en el auditorio?
Alrededor de 150 internos.

¿Qué respuesta habéis encontrado por parte de los internos?
Les ha gustado. Citando a un interno: “creo que trae cultura musical y ayuda a estimular nuestras capacidades coercitivas” e incluso aventura, “motiva a algún interno a que se inicie a tocar un instrumento”. La comunicación no verbal durante el desarrollo del concierto no ha dejado lugar a dudas. La atención de los asistentes ha sido rápidamente captada por la Orquesta, ellos quizá no esperaban la fuerza y ritmo con los que la música se ha desenvuelto. Muchos de ellos se han “arrancado” con algún palmeo espontáneo con la música de Carlos Suriñach, porque no esperaban esta relación entre música “culta” y “popular”. Se les ha visto relajados y agradecidos, así lo han transmitido también a los músicos y a su director.

¿Qué tipo de beneficios consideras que ha tenido esta experiencia para los internos?
Hay una expresión que se puede escuchar en un centro penitenciario cuando los internos han vivido de una experiencia como la de hoy: “este día no cuenta”. Significa que han disfrutado tanto que parece que no han estado cumpliendo condena. Y de verdad creo que en la tarde de hoy muchos imaginaron estar en el Palacio de Congresos o en el Teatro López de Ayala y no en el salón de actos de nuestro centro.

¿Cómo cree que puede ayudar la música a los internos del Centro Penitenciario?
La música les evade, les distrae y evita su tedio, que puede ser fuente de numerosos problemas de convivencia en un centro penitenciario, a buen seguro la música también les transmite valores. Si pudiéramos contar con talleres estables de enseñanzas musicales también aprenderían a valorar la música como aprendizaje y como una carrera artística y profesional.

Muchas de esas personas no habrían escuchado un concierto sinfónico anteriormente, ¿o sí?
No creo que sea la música más demandada por ellos, y posiblemente la gran mayoría no haya tenido esa suerte. Para muchos hoy es el “primer día” pero esperemos que no el último, porque muchos son amantes de la música en general y hoy han descubierto otras posibilidades.

¿Qué otro tipo de actividades culturales de estas características se realizan en el centro?
Intentamos, desde la Dirección del Centro Penitenciario, promover iniciativas de esta índole. Ya sean teatrales, musicales, literarias… El curso pasado fue muy exitoso un Club de Lectura que también promovía un maestro que trabajaba en nuestra institución, Justo Vila, y que atrajo a nuestro Centro a autores extremeños como Jesús Sánchez Adalid y otros. Para este próximo curso podremos contar con la amabilidad y experiencia del director teatral José García Trejo que ha iniciado un taller de teatro con un pequeño grupo de internos: ya os invitaremos al estreno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba