Grabamos la banda sonora de la película «Que baje Dios y lo vea»

Durante las jornadas del 6 y 7 de septiembre la Orquesta de Extremadura ha realizado la grabación de la banda sonora de la película «Que baje Dios y lo vea», dirigida por el pacense Curro Velazquez y producida por Morena Films, Uno Equis Dios A.I.E y Turanga Films. Esta cinta se estrenará el próximo 5 de enero en cines y cuenta con un reparto de primera división.

La BSO de esta película está compuesta y dirigida por el recién galardonado con un Goya, Fernando Velázquez, autor de las bandas sonoras de películas como El Orfanato, Lo imposible, Ocho apellidos Vascos y Un monstruo viene a verme. Este es el segundo encuentro del compositor con la la Orquesta de Extremadura, ya que el pasado mes de julio realizó un concierto de bandas sonoras de cine en el Palacio de Congresos Manuel Rojas de Badajoz, incluido además en la programación del Festival Ibérico de Cinema.

No es la primera vez que la OEX se enfrente a un reto de estas características. Sus músicos ya realizaron en 2016 la grabación de la banda sonora de la película «Cuerpo de Élite», compuesta por Vicente Ortiz, y disponible en plataformas de reproducción online como Spotify o iTunes.

«Que baje Dios y lo vea»

La película «Que baje Dios y lo vea» es una comedia romántica que cuenta con actores de renombre como Karra Elejalde, Tito Valverde, Macarena García o ‘El langui’. Su director, Curro Velazquez, ha estado presente en todo el proceso de grabación con la Orquesta de Extremadura, quien visualizaba a través de un pequeño monitor las imágenes de la película de forma simultánea con la música de la grabación.

A pesar de que Curro Velazquez, natural de Badajoz, ya tiene una larga trayectoria como guionista en otros proyectos como Fuga de cerebros 1 y 2, El chiringuito de Pepe o Los hombres de Paco, se estrena como director con esta cinta.

Según su sinopsis la película narra la historia de un monasterio en quiebra, cuya única oportunidad de salvación está en ganar la “Champion Clerum”, un torneo de fútbol europeo sólo para religiosos. El problema es que en esa congregación no juega al fútbol “ni Dios”, y este inesperado equipo necesitará algo más que la bendición del Arzobispo de la diócesis para salvar su casa.