fbpx
Programa 03

Temporada de conciertos

2019-2020

Prokófiev

07 noviembre Badajoz
08 noviembre Villanueva de la Serena

Orquesta de Extremadura
Jorge Luis Prats
Josep Caballé

Programa

1.

Serguéi Prokófiev. Concierto para piano nº 2 en sol menor, op.16 (1912-1913, revisado 1923) *

Andantino - Allegretto
Scherzo: Vivace
Intermezzo: Allegro moderato
Finale: Allegro tempestoso

Jorge Luis Prats, piano

2.

Serguéi Prokófiev. Cenicienta, op.87, selección del ballet (1940-1944) *

Josep Caballé, director

* Primera audición por la Orquesta de Extremadura

El ballet de principios del siglo XX va decididamente unido a los compositores rusos, sobre todo a dos nombres: Stravinsky y Prokófiev. En este programa disfrutaremos del original retrato musical que Prokófiev hace del cuento infantil “La Cenicienta”, uno de sus ballets más representativos junto a el segundo concierto para piano, núcleo, junto al tercer concierto de la escritura para piano y orquesta de Prokófiev. Disfrutaremos de nuevo de dos excelentes artistas de extraordinario recorrido internacional que hace tiempo que no nos visitan; el pianista cubano Jorge Luis Prats y el director español Josep Caballé.

Vislumbrar lo excepcional

Hasta no hace tanto sería inimaginable un programa monográfico Prokófiev. En Extremadura y en La Conchinchina. Cuando han transcurrido 66 años de su muerte en Moscú y después de imponerse sobre muchas reticencias pacatas que cerraban su música al futuro, Serguéi Serguéievich Prokófiev y su música inconfundible se perciben y sienten con la misma naturalidad que una sinfonía de Mozart o un concierto para piano de su paisano y tocayo Serguéi Rajmáninov. La gran obra del creador de El ángel de fuego se ha impuesto con la fuerza inevitable de lo verdadero, de la obra de arte auténticamente genial. Así son las dos obras que hoy integran este programa, desde el más que hipervirtuosístico Segundo concierto para piano al ballet Cenicienta, que compone en plena Segunda Guerra Mundial, entre 1940 y 1944, quizá como contrapunto al momento difícil y agrio que atravesaba Europa y muy especialmente la Unión Soviética por aquellos años de muerte y desolación. El acontecimiento de este bienvenido Prokófiev que la Orquesta de Extremadura aborda por primera vez se redondea con la participación solista de quien es uno de los más grandiosos pianistas de la escena contemporánea: el cubano universal Jorge Luis Prats (Camagüey, 1956), un artista absoluto cuyo virtuosismo expresivo es la mejor garantía de una velada que se vislumbra a todas luces excepcional.

Prokófiev: Concierto para piano número 2, en sol menor, opus 16

Si la pasada temporada, cuando Alba Ventura tocó el Tercer concierto para piano de Prokófiev dirigida por Álvaro Albiach, se consideraba en este mismo espacio ese concierto como el “más popular y accesible” de entre los cinco compuestos por el creador de Guerra y paz, este Segundo concierto que hoy se escucha en los dedos virtuosos y cálidos del gran Jorge Luis Prats es el más arduo y complejo de todos ellos. Obra rabiosamente novedosa y futurista, plena de vanguardia, atrevimiento y vanguardia, su estreno el 23 de agosto de 1913 supuso un escándalo equiparable casi al de La consagración de la primavera cuatro meses antes en París. Prokófiev lleva las dificultades técnicas del piano a límites insospechados hasta entonces, con un mecanismo fulgurante, de gran potencia, con episodios de sonoridades casi sinfónicas que se suceden con otros de calado más intimista, cargados de registros, timbres y sonoridades indagadoras vecinas al contemporáneo Skriabin.

A pesar de la espectacularidad evidente de su escritura para el teclado, ésta nunca es gratuita o innecesaria, y se muestra servidora de un inmenso caudal musical plagado de imaginación, sentido y talento. No lo entendió así el público que asistió al estreno, defendido en el teclado por el propio compositor en Pávlovsk, cerca de San Petersburgo, y que tildó la nueva obra como “salvaje y demasiado vanguardista”. Cuatro años después del estreno, la partitura original y las partichelas se perdieron en un incendio, durante la Revolución de 1917, lo que hizo que Prokófiev reescribiera por completo y de memoria la orquestación, introduciendo numerosas novedades respecto a la versión estrenada en 1913. Esta nueva partitura, que es la que ha quedado para la posterioridad y es, en palabras del compositor, “menos rígida y algo más compleja en su tejido contrapuntístico”, se dio a conocer en 1924, en París, tocada el 8 de mayo por Prokófiev bajo la dirección del gran Serguéi Kusevitzki. Los manuscritos original y definitivo figuran dedicados a Maximilian Schmidthof, amigo y compañero de estudios de Prokófiev en el Conservatorio de San Petersburgo, que se había suicidado en 1913, tras enviarle una emotiva carta de despedida que impresionó enormemente al compositor, acontecimiento que marcó el carácter dramático y sombrío que impregna la obra, algo a lo que también contribuye la nada casual tonalidad de sol menor.

Estructurado en cuatro movimientos, siguiendo quizá la estela del Segundo concierto para piano de Brahms, el primero comienza en un ambiente misterioso y dramático que establece desde el primer instante la pauta expresiva. La influencia de Rajmáninov es latente, y sus momentos más innovadores e impactantes se producen en la colosal y extensa cadencia del piano, una de las más comprometidas -técnica y expresivamente- de todo el repertorio. El segundo movimiento es un scherzo en forma moto perpetuo y de evocaciones stranvinskianas. Sorprendentemente, para el tercer movimiento Prokófiev renuncia al previsible tiempo lento y lírico –como sí hace Brahms en su Segundo concierto– y opta por un frágil y corrosivo intermezzo de inconfundible sabor prokofieviano. El tempestuoso y arrollador final brilla por su acusado carácter orquestal, que el gran sinfonista que es Prokófiev concilia con una presencia pianística del primer orden. Es el fin espectacular de uno de los conciertos más redondos de la historia del teclado. También del técnicamente más exigente y difícil, junto con el Tercero de Rajmáninov y el Segundo de Bartók.      

Prokófiev: Cenicienta, opus 87 (selección)

En consonancia con la reconocida tradición balletística rusa, y siguiendo la estela admirada de su predecesor Piotr Chaikovski, Prokófiev frecuentó siempre la música para ballet, que abordó desde un lenguaje propio y novedoso, recurriendo a su intensa inclinación lírica y al dominio excepcional que poseía de los recursos tímbricos y registros de la paleta orquestal. Entre los ocho ballets que completó, destacan Romeo y Julieta, que compone entre 1934 y 1935 y se convirtió pronto en una de las obras maestras del género, y Cenicienta, que escribe entre 1941 y 1944, impulsado por el enorme éxito de Romeo y Julieta,  y estrena en el Teatro Bolshói de Moscú, el 21 de noviembre de 1945, con coreografía de Rostilav Sájarov y la legendaria prima ballerina Olga Lepechinskaya en el rol titular, quien en las funciones sucesivas alternó el papel titular con la también estrella Galina Ulanova. Sin embargo, el ballet había nacido como respuesta a un expreso encargo del Marinski de San Petersburgo, donde se estrenó semanas después con el mismo éxito que en Moscú, protagonizado en esta ocasión por Natalia Doudinskaya, con coreografía de Marius Petipa.

Dedicado a Chaikovski y publicado como Opus 87, Prokófiev anota haber concebido el ballet de acuerdo a la forma clásica, en tres actos, “con variaciones, adagios, pas de deux, etcétera”. “Yo he tratado a Cenicienta”, agrega el compositor, “no solo como un personaje de cuento de hadas, sino también como una persona de carne y hueso que siente y vive como cualquiera de nosotros”. Entre las diversas versiones que existen del cuento, Prokófiev optó por la interpretación redactada por el cuentista francés Charles Perrault a finales del siglo XVII, que es la más conocida en Europa. La adaptación para ballet la realizó Nikolái Volkov.

Poco después del estreno, el propio Prokófiev preparó tres suites sinfónicas con diversos fragmentos seleccionados de entre los 50 números que integran los tres actos. Dos de ellas catalogadas con un opus 107, y la tercera publicada como “opus 109”. Sin embargo, la Orquesta de Extremadura y su director invitado, Josep Caballé, han optado por presentar una inédita selección de cosecha propia.

© Justo Romero

Justo Romero (Badajoz, 1955) es una de las firmas más conocidas y reconocidas de la música española. Ha sido director técnico de la Orquesta Bética Filarmónica (1978-1981) y de la Orquesta de Valencia (1995-1998); fundador de la Orquesta de la Comunidad Valenciana (2005-2007), asesor artístico del Festival Albéniz de Camprodón (1999-2007) y del Auditorio de Alicante (2011-2017), y Dramaturgo del Palau de les Arts Reina Sofía de Valencia (2005-2014). Fue crítico musical de los diarios El PaísDiario 16 y El Mundo, así como en la revista Scherzo y otras publicaciones especializadas. Su extensa bibliografía incluye títulos como Sevilla en la óperaAlbénizEl Gato MontésFallaEl Padre Soler en el Archivo Ducal de Medina-SidoniaCristóbal Halffter, este silencio que escuchoChopin. Raíces de futuro, y El piano 52+36. Ha dictado conferencias y dirigido seminarios en múltiples países y universidades. Desde 2016 es crítico del diario Levante.

Jorge Luis Prats

Desde mayo de 2007, cuando Jorge Luis Prats se presentó por primera vez en el Festival Internacional de Piano de Miami, su carrera experimentó un ascenso fulgurante, situándole inmediatamente entre los pianistas más importantes de nuestros días.

Su debut en 2008 en el prestigioso “Meister Pianisten”, en el Concertgebouw de Amsterdam, recibió tantas ovaciones que Prats volvió a tocar en el mismo ciclo a lo largo de los tres años siguientes, algo que solo había ocurrido antes con los pianistas Alfred Brendel y Grigory Sokolov. En mayo de 2010 sustituyó a Nelson Freire en un recital en la Salle Pleyel de París, con un éxito extraordinario de público, que volvió a repetirse en septiembre de ese mismo año en el festival “Piano aux Jacobins” de Toulouse. Desde entonces, es invitado regularmente por los más prestigiosos ciclos de piano franceses como “Les Grandes Interprètes” de Lyon, el Grand Theatre de Aix en Provence, “Piano 4 Etoiles” en la Salle Pleyel de París, etc. Además, toca regularmente con la Orchestre de Paris bajo la batuta de Paavo Järvi.

Jorge Luis Prats ha realizado giras por Europa, América Latina, China, Japón y Corea, tocando con orquestas como la Royal Philharmonic Orchestra de Londres, BBC Symphony Orchestra, London Philharmonic, Mariinsky Theatre Orchestra, Frankfurt Radio Symphony, Wiener Symphoniker, Orchestre de Paris, Czech Philharmonic, Philharmonique de Liege, Philharmonique de Montecarlo, Orchestre National des Pays de la Loire, Orquestre Nationale de Lyon, Sinfonía de Dallas, Sinfónica de Columbus, Sinfónica de Pensacola, Filarmónica Ciudad de México, OFUNAM, Filarmónica de Bogotá, Orquesta Sinfónica Simón Bolívar, y con la mayoría de las orquestas españolas: Orquesta Nacional de España, Sinfónica de Galicia, Sinfónica de Barcelona, Orquesta de Valencia, Filarmónica de Gran Canaria, Sinfónica de Tenerife, Sinfonía de Galicia, Oviedo Filarmonía, Orquesta de Extremadura, Orquesta de la Comunidad de Madrid, etc.

Es invitado regularmente como profesor por instituciones de renombre como la Universidad Nacional de Colombia en Bogotá, la Escuela Nacional de Artes de La Habana, el Centro de las Artes en México, el Conservatorio de Córdoba en España y el Royal Conservatory of Music de Toronto. También fue Director Artístico de Orquesta Nacional de Cuba de 1985 a 2002.

Jorge Luis Prats nació en Camagüey, en Cuba, en 1956, de padres de origen español. En La Habana estudió con César Pérez Sentenar, Bárbara Díaz Alea, Margot Rojas y Alfredo Díez en la Escuela Nacional de las Artes. Al graduarse, fue galardonado con una beca para estudiar en el prestigioso Conservatorio Tchaikovsky de Moscú, donde perfeccionó su técnica con Rudolf Kerer. Continuó sus estudios en el Conservatorio de París y después en la Hochschüle für Müsik und Kunstler de Viena, con la maestra franco-brasileña Magda Tagliaferro y el gran pianista Paul Badura-Skoda. A los 21 años, Jorge Luis ganó el primer premio del prestigioso Concurso Marguerite Long-Jacques Thibaud en Paris, así como el premio especial a la mejor interpretación de las obras de Ravel y Jolivet.

En 2015 firmó en exclusiva para el sello DECCA. Su discografía incluye la primera grabación absoluta de los 24 Preludios de Scriabin, los Conciertos de Beethoven, Grieg, Rachmaninov, Shostakovich y Chopin, así como obras de compositores cubanos. Su concierto en el Broward Center for the Performing Arts dentro del Festival Internacional de Piano de Miami de 2007 fue grabado y lanzado en DVD por el sello VAI.

Josep Caballé

Director Titular de la Colorado Springs Philharmonic Orchestra en la que es ya su novena temporada, y Director Musical de la Orquesta del Festival de Moritzburg, Caballé Domenech disfruta de una intensa carrera tanto en el campo sinfónico como operístico.

Ha ocupado los cargos de Director General de la Opera y Staatskapelle de Halle (Alemania) de 2013 a 2018, Director Artístico de la Orquesta Filarmónica de Bogotá Colombia, en 2018 así como la posición de Director Principal Invitado de la Norköping Symphony en Suecia de 2005 a 2007. Caballé Domenech ha trabajado con orquestas de renombre, tales como la Royal Philharmonic, con la cual ha grabado la Trilogía de Respighi para el sello Onyx Classics, BBC Philharmonic, Tonhalle Orchester Zurich, Hr-Sinfonieorchester, Bayerischen Rundfunk, Bamberg Symphony, WDR Sinfonieorchester, DSO Berlin, Dresden Festspielorchester, Czech Philharmonic, RSO Wien, Tonkünstler Symphony, Belgian National Symphony, Antwerp Symphony, LaVerdi Milano, Royal Stockholm Philharmonic, Swedish Radio Symphony, Orchestre National du Capitol de Toulouse, New Japan Philharmonic, y las orquestas sinfónicas de Baltimore, Houston, San Antonio y Fort Worth, entre otras. Es también frecuentemente invitado a festivales internacionales de la talla de Aspen, Texas, Chautauqua, Moritzburg y Granada.

En España ha aparecido con la Orquesta Nacional de España, Palau de les Arts, Orquesta de RTVE, las orquestas sinfónicas de Barcelona, Euskadi, Bilbao, Navarra, Galicia, Castilla y León, Tenerife, la Orquesta Ciudad de Granada y la Orquesta de Extremadura.

Reconocido por su trayectoria en el campo operístico, Josep Caballé hizo su debut en Gran Teatro del Liceo de Barcelona, dirigiendo Così fan tutte. Desde entonces ha dirigido en el mismo teatro Il mondo della luna de Haydn, L´elisir d´amore, María de Carmen de Granados y Lucia di Lammermoor.

Ha dirigido nuevas producciones en la Staatsoper de Berlin, Staatsoper de Hamburgo, State Opera de Stuttgart, Semperoper de Dresde, Theater an der Wien, Volksoper de Viena, Komische Oper de Berlin, Aalto Theater de Essen, Capitol du Toulouse, Theatre Royal du Versailles, San Carlo di Napoli, ABAO, Teatro de la Zarzuela, Teatro Sâo Carlos en Lisboa y la Beijing National Opera.

Destacan, entre las producciones operísticas realizadas en las temporadas recientes, la de Luisa Fernanda de Moreno Torroba en el Theater an der Wien, con Plácido Domingo, la nueva producción de Tosca en la Volksoper de Viena, el estreno mundial de la ópera La cabeza de Bautista en el Gran Teatro del Liceo, el ballet Negro Goya dentro del 60º Festival Internacional de Música y Danza de Granada, una nueva producción de Carmen en la Semperoper de Dresde y Le nozze di Fígaro en la Komische Oper de Berlín.

Entre los compromisos recientes y futuros, cabe destacar: la teatralogía de El Anillo del Nibelungo de Wagner, El Holandés Errante, Aida, Tosca, Adriana Lecouvreur y Sweeney Todd en la Halle Opera; la Fanciulla del West, Pagliacci y Cavalleria Rusticana en la Hamburg Staatsoper; Salomé y El Caballero de la Rosa en el Teatro Mayor de Bogotá; debuts en el Teatro Real en concierto con Bryn Terfel; apariciones con la Filarmónica de Nuremberg, Filarmónica de Dortmund, Tucson Symphony, Santa Barbara Symphony, Camera Musicae en el Palau de la Música de Barcelona, la colaboración con Lang Lang y la Orquesta del Palau de les Arts de Valencia, y el concierto con Yo-Yo Ma en la gala-celebración del 90º Aniversario de la Colorado Springs Philharmonic Orchestra.

Josep Caballé Domenech nació en Barcelona en el seno de una familia de músicos. Además de estudiar piano, percusión, canto y violín, completó sus estudios de dirección de orquesta en Viena, Suecia y Aspen. Entre sus mentores figuran Sergiu Comisiona, Jorma Panula, David Zinnman o Sir Colin Davis.
Fue el ganador del 1er Concurso Jóvenes Directores de la Orquesta Sinfónica del Principado de Asturias (2000) y del 13º Concurso Internacional Nicolai Malko para Jóvenes Directores (2001). También le ha sido otorgado el Aspen Prize por parte de la Academia Americana de Dirección de Orquesta y fue seleccionado como “Protégé” de Sir Colin Davis en el ciclo inaugural del programa Rolex Mentor and Protégé Artes Initiative 2002-03.

Programa 03

Temporada de conciertos

2019-2020

Prokófiev. Concierto para piano nº 2
Prokófiev. Cenicienta, op.87, selección del ballet

Prokófiev

07 noviembre Badajoz
08 noviembre Villanueva de la Serena