Un Nuevo Mundo para Mayo

El próximo 24 de mayo en el Gran Teatro de Cáceres y el 25 de mayo en el Palacio de Congresos de Badajoz Manuel Rojas, a las 20:30 horas en ambos casos, la Orquesta de Extremadura dará un concierto extraordinario bajo el título Un nuevo mundo para mayo, con motivo de unas las obras que se interpretarán, la Sinfonía nº 9 Mi m «Del Nuevo Mundo» de A. Dvorak. El concierto estará dirigido por el maestro Ricardo Casero, ya conocido por el público de la Orquesta de Extremadura pues actuó como solista invitado de trombón estrenando junto a Christian Lindberg la obra “Ecos de Eternidad” de Jan Sandstrom. Pero Ricardo Casero es un graduado con las más altas cualificaciones, estudió con José Chenoll, Keith Brown, Denis Wick y Christian Lindberg, en Madrid, Indiana University (EEUU), Guildhall School of Music de Londres y Umea (Suecia). Ha recibido diversos premios nacionales e internacionales en Italia, Suecia y España. Después de 25 años de carrera como intérprete, compagina su labor como trombón solista de la OCV Palau de les Arts de Valencia con la de director. Actualmente es director principal de Master Symphony Orchestra, cargo que desempeña desde 2007, ha acompañado a solistas de renombre internacional como Germán Villar, tenor; Marina Rodríguez Cusí,mezzosoprano; Magdalena Martínez, flauta; Marianna Shirinyan, piano; Iwona Sobotka, soprano; Dmitri Tsirin, cello, etc. Recientemente ha asumido la dirección de Master Chamber Players, éste grupo de profesionales de la ciudad de Valencia desarrollará su labor en la recuperación y divulgación del repertorio clásico y romántico.

La primera parte del concierto comenzará con la Danza Eslava nº 2 en Mi m: Allegretto grazioso del compositor Antonin Dvorak. Basado en las danzas húngaras de Brahms, se compusieron a petición de la editorial de Dvořák. Las piezas, animadas y abiertamente nacionalistas, fueron bien recibidas en el momento y hoy se encuentran entre las obras más memorables del compositor. También en la primera parte, la Orquesta de Extremadura interpretará la Serenata nº 2 en La M, Op. 16 del propio Brahms. A Brahms se le considera el más clásico de los compositores románticos, manteniéndose fiel toda su vida al clasicismo romántico y conservador influenciado por Mozart, Haydn y en especial Beethoven.

Ya en la segunda parte sonará la Sinfonía n.º 9 en Mi m, Op. 95 (también conocida como Sinfonía desde el Nuevo Mundo o Sinfonía del Nuevo Mundo. Es posiblemente la sinfonía más conocida de A. Dvorak. Compuesta en 1893 durante la estancia del compositor en Estados Unidos toma prestados rasgos y melodías del folclore americano, como los espirituales negros y de los indios norteamericanos, aunque en ella también se refleja la música popular de su país, Checoslovaquia, una música que estuvo siempre en la raíz de todas sus composiciones.

El precio de la entrada es de 8 €, y de 6 € para abonados.